Entradas

Mostrando las entradas de 2017

Uno de mis miércoles

Imagen
Miércoles 24 de mayo del 2017
6:30 a.m. Una mañana tibia, mañana de primavera, 17 grados centígrados en el termómetro. Descansado, recién duchado, con aromas nuevos, muy despierto y listo para el trabajo.
Me he acomodado en la primera plaza del autobús para tener la mejor vista, mirando de frente al camino. No soy de los que acostumbra dormir en los viajes, me gusta ver a través de la ventana, alargar la mirada más allá de mis límites mientras los pensamientos juguetean para construir una realidad alterna.
Como ya me es costumbre, viajo con el estómago vacío y sin haber bebido nada. Esta estrategia, manía según otros, la sigo desde que me mude a mi casa hace poco más de un año, para evitar inconvenientes en el trayecto. Desde aquel entonces viajo con mi mochila en la espalda. Esta vez no llevo libros, mi época de estudiante ya quedo tiempo atrás. Ahora cargo recipientes con comida para alimentarme cuando lo considero conveniente. Esto me ayuda a entretener el hambre y a ahorrar algun…

Marlene

Imagen
Por ahí de octubre o noviembre del 2016, en un centro comercial de Texcoco, me topé con Marlene, quien fuera mi "crush" en la universidad. Ella iba sonriente, acompañada de un chico de aproximadamente de la misma edad, simpático y de buen trato. No estoy en su campo de visión, entonces me acerco y con gusto la saludo. Me presenta, conversamos brevemente e intercambiamos números telefónicos. Para ser honesto, pensé que ella nunca me llamaría y yo pensé en no llamarle. ¿Para qué?
Pero cuando hay un algo de interés hacia la otra persona, uno es curioso, los pensamientos llegan y, como correo "spam" te distraen y te saturan perturbando tu tranuilidad. Así que no tardé en ponerme en contacto con ella. La invité al gimnasio el cual visito regularmente para ver si ocurría algo. Pues nada. Rechaza mi invitación por cuestiones de tiempo. No insistí más y doy por cerrado el tema.

A los pocos días, ¡sorpresa! Sin decir agua va, recibo un mensaje sugerente:

Migueeeeel, ¿qué h…