martes, 21 de junio de 2011

Alicia


Alicia, me gusta tu nombre.

Alicia, me gusta tu vestir.

Alicia, me gusta tu delicadeza.

Alicia, me gusta tu figura.

Alicia, me gusta tu seriedad.

Alicia, me gusta tu discreción.

Me gusta tu contemplación, tus ojos, como mirando a la Asunta rodeada de arcángeles.

Me gusta verte, tan hermosa, refinada y serena.

Tu confidente y angelical sonrisa me transporta a un manantial de agua fresca y cristalina, iluminado por la primera luz de una quieta mañana.

Eres el renacimiento, la primavera, el agua que purifica, la luz que sana, el suave viento que conduce a un puerto seguro, el retorno al hogar perdido.

Eres el bálsamo para mi desolada alma, la paz, la armonía.

Tu silencio es un misterio que me llama, me hipnotiza, me seduce.

Eres una joya que brilla de entre todo lo ordinario: pequeña, delicada, fina, inmaculada. Tesoro escondido.

Me gusta tu cabello: largo, liso, recogido hacia un lado, cayendo delicadamente sobre tu hombro izquierdo en suave espiral siguiendo el candoroso contorno de tu regazo para despuntar en tu estrecha cintura. Su intenso color negro contrasta con el claro de tu rosto.

La camisa blanca con delgadas rayas negras favorece tu esbelta figura. Manto sagrado que enaltece a tu divino cuerpo.

La juventud, el aire fresco y liberal que luces me atrapan, me dejan sin aliento.

Dulce dama celestial. Reina entre las reinas. Bella entre las bellas.

Alicia, me gustas tú.

lunes, 13 de junio de 2011

La Ruleta

Es un juego de azar en donde se realizan apuestas. Las reglas son simples, pero salir ganador no lo es tanto, sobre todo porque la avaricia se apodera del jugador hasta dejarlo desfalcado.

Como en todas las apuestas, el que va ganando quiere más y el que va perdiendo desea continuar jugando para recuperarse. Esto se convierte en una vorágine, en donde, la mayoría de las veces, el jugador inexperto resulta perdiendo y con el sentimiento amargo por la derrota.

Consejo: Si es la primera vez que juegas, apuesta lo mínimo permitido y juega poco para que no termines arruinando tu día, solo para provar suerte.

Para ganarle a la Ruleta, si es que eso es posible, se requiere de algo más que solo suerte. Cómo y cuánto jugar son respuesta que iremos descrubriendo en esta interesante lectura. :-)

¡Acompáñame!

Azar y técnica

La explicación que daré a continuación se basa en la Ruleta Americana, pues es la más popular en México, pero el mismo razonamiento puede aplicarse a la Ruleta Europea.

El reto de cada jugador es vencer a la ruleta para obtener alguna ganancia. Para llegar a dicho fin se requiere de un sistema de juego, o varios a la vez, que le permitan al jugador inferir o adivinar el siguiente resultado. Es aquí donde radica la diversión, pues en vez de realizar apuestas a ojos cerrados, ahora el jugador se cree capaz de burlar la suerte gracias a sus audaces técnicas y experiencia adquirida.

Consejo: No seas arrogante. No importa la cantidad de técnicas ni la experiencia adquirida, al final el azar le da al jugador un revés que lo deja noqueado besando la lona.

Hablemos de probabilidades.

En la Ruleta Americana, los números en juego van del 1 al 36, el cero y el doble cero; es decir, se tienen 38 números diferentes. Con esto tenemos que la probabilidad de que caiga un número rojo o negro, par o impar, primera mitad o segunda mitad es de 18/38. Para la Ruleta Europea es de 18/37, pues no se tiene el doble cero. En otras palabras, la probabilidad de perder en la Ruleta Americana es:

ρ = 38/38 - 18/38 = 20/38 = 0.52. O bien, 52%. Vemos que la ventaja está a favor de la casa.

Mientras que, la probabilidad de perder en la Ruleta Europea es:

ρ = 37/37 - 18/37 = 19/37 = 0.51. O bien, 51%. Aquí, la probabilidad de perder es un poco menor.

Consejo: Si tienes la oportunidad de elegir entre la Ruleta Americana y la Ruleta Europea, elige la Ruleta Europea, pues en ella se tiene una ligera ventaja respecto a la Americana.

Para facilitar la explicación, pensemos que llegamos y apostamos $15 a los números rojos. Como ya vimos, la probabilidad de perder es del 52%. Si la suerte está a nuestro favor y ganamos, habremos ganado la misma cantidad que se apostó. Pero, ¿qué tal si perdemos? ¿Cuál es la probabilidad de perder con la misma apuesta dado que ya perdimos una vez?
Nota: Cuando me refiero a la misma apuesta, quiero decir que la siguiente apuesta seguirá sobre los números rojos y con otros $15.

ρ2 = ρ X ρ = (20/38)2 = 0.27. O bien, 27%.

Como podemos ver, la probabilidad de perder se reduce con el número de intentos.

Esto nos lleva a pensar que, si mantenemos la apuesta, eventualmente ganaremos. Ahora surge una nueva pregunta. ¿Cuánto apostar en cada intento?

La siguiente tabla lo ilustra mejor.
Apuestas 1:1. Apostando el doble sobre el rojo.
JuegoApuestaJugadoGananciaUtilidad
1$15$0$15$1552.63%
2$30$15$30$1527.70%
3$60$45$60$1514.58%
4$120$105$120$157.67%
5$240$225$240$154.04%

Los cálculos se realizaron para 5 juegos, en donde puede verse que el monto de las apuestas debe duplicarse cada vez para lograr salir con una utilidad moderada (en otras palabras, las apuestas posteriores solo son para defender la apuesta inicial).

La columna "Jugado" es un acumulado de los montos apostados previamente, mientras que en la columna "Ganancia" se aprecia lo ganado en turno, a la cual se le debe restar el acumulado de lo jugado para llegar a conocer la verdadera utilidad. Por último, la última columna nos indica la probabilidad de perder en cada juego.

Resumiendo; si en el primer juego sale un número rojo, pues ya ganamos $15, pero si no es así, hay que ir a un segundo juego y apostar lo doble con la esperanza de que salga un número rojo. El juego se repite hasta que salga un número rojo o nos quedemos sin dinero.

¿Te parece bien otro ejercicio? ¿Qué tal si en vez de apostar el doble en cada tirada, apostamos el tripe?
Apuestas 1:1. Apostando el tripe sobre el rojo.
JuegoApuestaJugadoGananciaUtilidad
1$15$0$15$1552.63%
2$45$15$45$3027.70%
3$135$60$135$7514.58%
4$405$195$405$2107.67%
5$1,215$600$1,215$6154.04%

Podemos ver que el acumulado de nuestras apuestas se incrementa considerablemente, al igual que nuestras utilidades. En cuanto a la probabilidad de perder en cada intento, no cambia.

Parece que esto de los números se torna en un juego divertido, ¿no lo crees?

Observación y cambio de dirección

Has tu propio juego, no revises las estadísticas que el casino te ofrece, pueden resultar engañosas, pues en ocaciones hay errores en el registro ya que la canica puede brincar de casilla en el último momento.

En cuanto llegues, ve registrando los números ganadores en un papel, o más sencillo aún: solo mantén en mente los últimos cuatro o cinco números ganadores, así tendrás mayor soltura.

Consejo: Los casinos acostumbran rolar a los "dealers" constantemente con la finalidad de cambiar la dinámica del juego. Al haber un cambio de "dealer", inicia tu registro, pues cada uno gira la ruleta de manera diferente.
Nota: El "dealer" es la persona encargada de hacer girar la ruleta, recoger las apuestas y realizar los pagos.
Hacer uso de las estadísticas y cálculos resulta efectivo para ruletas balanceadas, pero por lo general resultan cargadas hacia un grupo de números o sectores, debido a que la persona que la gira le aplica la misma fuerza, la fricción de la ruleta no cambia, etc. Es aquí en donde nuestra observación nos ayuda para cambiar de sistema de juego.

Ahora bien, la ruleta puede estar cagada respecto a los colores, pero puede estar balanceada respecto a los pares e impares. Puede estar cargada respecto a las columnas, pero balanceada respecto a las docenas, puede ser que hay números que se repiten y otros que nunca sales, etc. El secreto aquí es la observación para una buena toma de decisiones.

Con tu observación te puedes dar cuenta si la ruleta está cargada o no; por ejemplo, te puedes dar cuenta si la mayoría de los números ganadores fueron negros, impares, cayeron en una columna, o en una docena, en fin. Tu tarea es la observación para que tu juego te lleve a ganar.

Un par de ejemplos sencillos:
  • Te das cuenta que en las últimas cinco jugadas, los números ganadores fueron los rojos. También sabes que la probabilidad de que vuelva a caer rojo es pequeña, así que le apuestas a los negros, ya que no han salido.

  • Te das cuenta que en las últimas cinco jugadas, los números ganadores fueron los rojos. Ahora sabes que es frecuente que un número rojo caiga, así que le apuestas a los rojos, ya que salen seguido.

Como puedes ver, debemos estar atentos en el juego para decidir la siguiente apuesta.

Consejo: Si ves que las probabilidades no te funcionan, cámbiate por las frecuencias.

Mesura y avaricia

Las apuestas son algo común entre la población; siempre hay dos partes, las cuales son opuestas, en donde cada una de ellas cree tener la verdad. Cuando estas dos partes se confrontan y ambas están de acuerdo en poner de por medio algún bien material, o qué sé yo, es cuando nace la apuesta. Cuando el resultado llega y favorece a una de ellas, se puede pensar que todo terminó ahí, pero no es así generalmente. Por lo regular, el perdedor se siente humillado, y con el ánimo enardecido exige una revancha con tintes de venganza. ¿Qué pasa después?... Seguro una catástrofe.

Antes de la apuesta, se debe tener claro que en el juego se puede ganar o se puede perder. Al ganar, se debe ganar con respeto y al perder, se debe perder con clase. Es decir, el ganador no debe alardear y el perdedor no debe lloriquear. Se debe aceptar el triunfo y la derrota con humildad.

Ahora bien, cuando estés frente a la ruleta, listo para tus apuestas, modérate, tómate tu tiempo, no vayas todo el tiempo adelante, realiza pausas, cambia tu sistema de juego, y sobre todo, ¡diviértete!

En todo momento mantén el control para no perderte. Recuerda que la avaricia se posesiona de los ganadores para obtener más y que los perdedores sin clase no lo aceptan y buscan la revancha.

Consejo: Previo a la visita de un casino, destina un presupuesto para tu juego, elije algunos sistemas de juego que desees poner en práctica y fija una utilidad por alcanzar. Cuando tu presupuesto se agote o cuando hayas alcanzado la utilidad fijada, deséales suerte a los jugadores que están en la mesa y ¡retírate! Ya habrá otra ocasión para volver a jugar.

Consejo para el ganador: Aplica el freno, contente y dile No a la avaricia. ¡Ya ganaste!

Consejo para el perdedor: Nada de revanchas, no intentes conseguir más dinero porque podrías quedar en banca rota, o peor aún: ¡endeudado!

¿Entretenimiento o vicio?

Primero me gustaría que reflexionaras sobre las siguientes preguntas: ¿Cuántas horas al día se debe ver televisión? ¿Cuántas horas al día se debe trabajar? ¿Cuántos días al año se debe ir a la playa por vacaciones? ¿Cuánto dinero se debe ahorrar y cuanto se debe destinar a la diversión?...

Cada quién tiene sus propias respuestas a las preguntas anteriores, porque cada quién es diferente. Así que, es cada quién el que establece los límites entre entretenimiento y vicio, entre relajación y holgazanería, entre gasto y despilfarro, entre ahorro y codicia. Estar por arriba de nuestros límites es perjudicial, y estar por debajo de ellos, quizás sí, quizás no. ¿Tú qué opinas?

Consejo: Si has elegido a la ruleta como tu entretenimiento, tomate un tiempo para definir los límites.

¡Buena suerte!

Con una buena variedad de sistemas de juego, la observación continua, el control de tus emociones y la experiencia que te da cada juego, puede ser que termines con buenas ganacias. Solo ten presente que el azar está ahí latente, listo con una sorpresa.

Un último consejo: La rueda de la fortuna es un juego entretenido y ameno, no trates de vivir de ella.

¡Que te diviertas!

Enlaces